viernes, 16 de febrero de 2007

de nuevo Luciano Furcas (del cual estoy decidido a hablaros en breve) me envía otro regalo impresionante que quiero compartir: Erri De Luca.

"Considero valore"

Considero valore ogni forma di vita, la neve, la fragola, la mosca.
Considero valore il regno minerale, l'assemblea delle stelle.
Considero valore il vino finché dura un pasto, un sorriso involontario, la
stanchezza di chi non si è risparmiato, due vecchi che si amano.
Considero valore quello che domani non varrà più niente e quello che oggi
vale ancora poco.
Considero valore tutte le ferite.
Considero valore risparmiare acqua, riparare un paio di scarpe, tacere in
tempo, accorrere a un grido, chiedere permesso prima di sedersi, provare
gratitudine senza ricordarsi di che.

Considero valore sapere in una stanza dov'è il nord, qual è il nome del
vento che sta asciugando il bucato.

Considero valore il viaggio del vagabondo, la clausura della monaca, la
pazienza del condannato, qualunque colpa sia.
Considero valore l'uso del verbo amare e l'ipotesi che esista un creatore..

Molti di questi valori non ho conosciuto.




di Erri De Luca

9 comentarios:

robel dijo...

REPORTAJE AUTORES PARA CONOCER Erri de Luca
Alpinismo
Por J. RODRÍGUEZ MARCOS

ALGUIEN QUE se ha subido a un andamio bien puede subir al Himalaya. Es el caso de Erri de Luca, un enjuto escritor napolitano de 57 años cuyos libros tienen tan poca grasa como su propio cuerpo. Consciente de que a las novelas les conviene el sobrepeso menos que a los obreros de la construcción o a los alpinistas, De Luca ha ido escribiendo una obra larga hecha de pasos cortos. Aunque su obra completa cabe en una caja de zapatos, el narrador italiano no ha dejado de escribir desde que se lanzó a hacerlo con casi 40 años. Antes, ya es casi leyenda, militó en la ultraizquierda, trabajó en la Fiat, ejerció de voluntario en Tanzania y condujo camiones en Bosnia. También fue, queda dicho, albañil. Y aunque su primera obra -Aquí no, ahora no- apareció en 1989, él siguió entre ladrillos hasta 1996. Ahora es uno de los escritores europeos de mayor prestigio merced a libros en los que ha repasado su adolescencia en Nápoles, sus años de militancia o su experiencia como alpinista. Este último es el caso de Tras las huellas de Nives, recién publicado en España. De Luca dialoga allí con una famosa escaladora italiana con la que comparte jornadas de ascensión. "Mucha escritura sagrada es alpinista", dice el escritor. De Luca, traductor de la Biblia, lo dice porque piensa en Noé, Abraham y Moisés. Y porque sabe, también, que un albañil que sube a siete mil metros de altura habla sólo de lo que de verdad importa. Sin contemplaciones.

Articulo: www.elpais.com – Babelia 30/12/2006 (sacado a su vez por mí de la revista literaria AZUL@RTE "revistaliterariaazularte.blogspot.com)

robel dijo...

Erri de Luca: 'Estoy mutilado del sentimiento de la nostalgia'

ELMUNDOLIBRO


Erri de Luca. (Boris Horvat)

MADRID.- Erri de Luca tiene los ojos azules y las facciones limpias de un maduro anglosajón -su abuela era norteamericana-, pero las manos firmes y ásperas del albañil que fue, y su experiencia vital pertenece inequívocamente a un italiano criado en el regazo ideológico de la izquierda militante. Empezó a publicar casi por casualidad cuando ya había superado la treintena y ahora es uno de los escritores más reconocidos de su país.
Siruela ha editado en castellano 'El contrario de uno', 18 cuentos y un poema surgidos de la "abundante y prolongada" experiencia que, según confiesa, le ha "fundado". Es su sexto libro en España.
P.- Los relatos que componen el libro son autobiográficos, como casi toda su obra. En esta ocasión se trata de evocaciones, confesiones, reflexiones...
R.- Son historias vividas, olvidadas y después recordadas.
P.- Pero evocadas sin nostalgia, no son historias sentimentales.
R.- Cierto. No conozco el sentimiento de la nostalgia, nunca lo he tenido. Creo que estoy mutilado del sentimiento de la nostalgia... Quizá debería pedir un reembolso al Estado por esa mutilación.
P.- ¿Y cree que eso es una suerte o todo lo contrario?
R.- Me siento afortunado, he tenido suerte muchas veces, pero no por eso.
P.- Explíqueme por qué "dos no es el doble de uno, sino el contrario de uno", la frase que da sentido al libro.
R.- No es una fórmula matemática, sino la experiencia física de un solitario que de vez en cuando, encontrándose junto a otra persona, descubre que esa combinación no es el doble de su soledad. Dos no es dos veces uno, sino el contrario de la soledad. Uno más uno son dos soledades, dos es su contrario. En las gramáticas griega y hebrea existe una forma del nombre que se llama 'dual' y que no es ni singular ni plural, es un número aparte. Merece un estatuto independiente: no es soledad, pero todavía no es plural. El plural comienza en el tres, como la política comienza a partir del tres, como las orgías...
P.- Llama la atención lo directa, seca y concisa que es su prosa. Prescinde de lo accesorio. ¿Está peleado con los adjetivos?
R.- Bueno [Risas], confío más en los sustantivos.
P.- Dice que empezó escribiendo sólo para sí mismo. Ahora que publica todo lo que escribe y que tiene lectores, ¿ha cambiado de actitud ante la escritura? ¿Para quién escribe ahora?
R.- Comencé a escribir para tener compañía y ahora sigo escribiendo igual. Escribo historias del pasado y, mientras lo hago, habito otra vez en ese pasado. Mientras escribo estoy con personas que para el lector son personajes, pero para mí han sido personas. En ese momento estoy escribiendo para esas personas. Cuento mi versión de aquella historia común que hemos vivido. Es mi manera de hacer que la vida acaezca una segunda vez.
P.- Buena parte de los relatos de 'El contrario de uno' son las vivencias de la generación que Pasolini llamó "excedente", como usted mismo recuerda en 'La falda azul'.
R.- Es mi generación y yo sólo puedo escribir de mi experiencia, una experiencia prolongada y muy abundante que me ha fundado. Mi constitución personal depende de los 15 años que pasé en la izquierda revolucionaria italiana. Nos multiplicamos gracias a los antibióticos y fuimos la primera generación de Europa que no fue cogida del cogote y arrojada a una guerra contra otra juventud declarada enemiga. Aunque también somos los hijos de esa guerra precedente, el empujón que dieron nuestros padres para repoblar el mundo.
P.- Pese a que ya no desarrolla una militancia política activa, sigue comprometido ideológicamente. ¿Ha modificado sus ideas políticas desde los ochenta hasta ahora?
R.- Mi militancia política revolucionaria estaba fundada en una comunidad. Sin ella, no existe la actividad política, que para mí era la más amplia forma del pronombre nosotros. Sin ese nosotros, no tiene sentido. Hacia aquellos tiempos siento lealtad: me gustaría que el joven que fui reconociera ahora en mí su continuación, que ahora también me pudiera estrechar la mano.
P.- Dice que sigue acudiendo a las manifestaciones "por vicio"...
R.- [Risas] Sí, me pongo a la cola, sólo por el vicio de estar en la plaza. No por convicción.
P.- ¿Qué le parece la Italia de Berlucosni? ¿Es mejor o peor que la gobernada por la Democracia Cristiana contra la que usted luchaba?
R.- No me interesa mucho la especie Berlusconi. En Italia ya no tenemos sentido político, sólo sentido económico. Somos una variable de la economía del mundo, participamos de un sistema monetario, somos monedas. Por eso, los italianos han elegido para ser representados a un personaje que viene del mundo económico. Berlusconi es el más rico del país, es justo que gobierne Italia. Y el presidente de la República proviene del Banco de Italia... El país está inmerso en la idolatría de la economía. La política ha terminado. Berlusconi es un accidente con el que, claro, hacemos el ridículo en todo el mundo. Pero el problema no reside en el personaje, sino en nosotros.
P.- Parece usted un escritor de otro tiempo.
R.- Como especie humana encontramos placer en contar historias, nos transmitimos saberes y conocimientos a través de los cuentos, y creo que seguiremos haciéndolo. La literatura no es un decorado, sino el suelo donde nos apoyamos: ponemos los pies encima de la cabeza de los cuentos de nuestros padres.
P.- Ha representado en los teatros italianos una pieza sobre 'El Quijote'...
R.- Junto con dos músicos contaba la historia de 'Quijote y los invencibles', sin 'don'. Porque los invencibles son los que no se dejan abatir por las derrotas, no los que vencen siempre, sino los que resurgen de los golpes. Y 'El Quijote' es el héroe, por definición, de los invencibles.
P.- ¿Se considera invencible?
R.- No, no. He sido derrotado muchas veces con mi generación, la más encarcelada de la historia de Italia. Formo parte de una generación de derrotados.
P.- ¿Está trabajando en un nuevo libro?
R.- Siempre estoy con un libro, pero no puedo usar el verbo trabajar. Escribir es lo contrario del trabajo. Y no entiendo al escritor que habla del miedo a la página en blanco. ¿Qué quiere? ¿Encontrarla ya escrita? Si me despertara una mañana y encontrara la página ya escrita, me asustaría: ¿es que me la ha escrito un fantasma? La página tiene que estar en blanco, y la ensucio yo.

Lara dijo...

He intentado comprar su libro Aquí no, ahora no, por internet, y no puedo. Pero buscando y buceando, sin encontrar el blog del que me has hablado tú, el del gato, he llegado a otro en el que me pienso quedar.

Robe, esto es escalofriante, los encuentros, pero ¿te acuerdas de cuando hacíamos lo mismo por las calles, con el cigarro en la boca y los hielos en la mano?

¿Cuánto tiempo tardaremos en volver al asfalto?

NáN dijo...

Leí hace uno o dos años Montedidio, con poca... ¿vale la palabra "atractividad"? Más que posiblemente por el personaje del judío (teniendo en cuenta que Palestina me hace perder la razón y los papeles) y su final de coristas de piernas largas que dan glamour sin venir a cuento.

Antes de eso, antes de ser un autor caribeño del realismo mágico aunque pasó casi toda su vida en el Turín de "La mejor juventud" (si no la habéis visto podemos hacer una visión colectiva en mi casa o en la vuestra), me estaban encantado las descripciones reales, sencillas y sin aspavientos de la vida del personaje niño y su barrio.

Pero porque yo también "Considero valore tutte le ferite", y más cuanto más vuestras son y menos mías, creo que son buenos esos versos y "considero valore los poetas que tú traes (con este bonito diseño nuevo)".

robel dijo...

Ya ves, amigo nán, probando, probando, sin miedo a equivocarme.

Erri de Luca se abre como novedad para mí y cuando lo haya leído con detenimiento (aquí no, ahora no) te contaré con todo lujo de detalles.
Si viene de Luciano, malo no puede ser.

Deberíamos hacer un visionado de "La mejor juventud", conforme, pues no la he visto ¿Qué te parece Lara? (avísame si al final puedes comprar el libro)


Me encanta esta parte que dice...

P.- Explíqueme por qué "dos no es el doble de uno, sino el contrario de uno", la frase que da sentido al libro.
R.- No es una fórmula matemática, sino la experiencia física de un solitario que de vez en cuando, encontrándose junto a otra persona, descubre que esa combinación no es el doble de su soledad. Dos no es dos veces uno, sino el contrario de la soledad. Uno más uno son dos soledades, dos es su contrario. En las gramáticas griega y hebrea existe una forma del nombre que se llama 'dual' y que no es ni singular ni plural, es un número aparte. Merece un estatuto independiente: no es soledad, pero todavía no es plural. El plural comienza en el tres, como la política comienza a partir del tres, como las orgías...

Un abrazo para ambos.

Paralelo 49 dijo...

Robel, hay un silencio después de tu nombre.

Dibujaré un dragón, para espantar al otro dragón enemigo de ti mismo, sé que lo ves. Pero no era esta la razón de mi venida, la causa era –es- que hay un silencio detrás de tu nombre, donde escribo -voz adentro- el agradecimiento, mucho tanto, por anclar mi nave en este muelle.

Eres tan inquieto…
Sabes, algunas veces tengo sueños. Una vez hace algún tiempo vi en ellos unos poemas muy cortitos y unas calles estrechas de paredes blanquísimas; farolillos y como luces azules; algún animal. ¿Tú sabrías en qué parte de la alacena está ahora aquello?

Tu entrada y los comentarios de ahí arriba me los imprimo. Quiero leerlos también afuera y mezclarlos y releerlo y subrayarlo.

Disculpa (disculpad)si no estoy acertada con este mensaje (tosco) pero ando un poco out.

Un abrazo, fuerte como un lazo. Ese con el que me anudas a este puerto.

robel dijo...

querida paralela:

te cambio tu dragón por mis poemas,
(mi silencio por tu compañía)
y te prometo devolver las calles de Chaouen si me prometes un paseo por Samotracia

(esperando respuesta)

lazos: Roberto.

Paralelo 49 dijo...

Trato hecho.

Sí...
... Te espero frente a la plaza de sillas recogidas. Junto a la tienda de telas, en el número 12.

Chaouen...


Lazos: Victoria. Swadeshi

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, saludos desde Mexico!