miércoles, 5 de septiembre de 2007


la soledad
de la que hablan
en el fondo es hermosa




a pesar del trabajo físico
de lo días que quedan
y las rutinas





buscar

la diagonal que me cruza
destrozando los argumentos

hay una voz
detrás



de las direcciones
que se cruzan
o se bifurcan




hay una voz
y es agradable



7 comentarios:

Kika... dijo...

Divergencia.
Bifurcaciones.

Menudo día desacoplado que he tenido.

Besos y magia.

robel dijo...

Combinaciones.
Convergencias.

Feliz desacople.

(¿Dónde está tu ojo izquierdo?)

Besos.

Lara dijo...

¿Y mi amigo poeta? ¿Dónde estaba? ¡Aquí, aquí!, dicen los árboles.

Okr dijo...

Y ahora empiezas a oír voces... uf, chungo.

robel dijo...

Así es, okr, este sentimiento que me susurra desde una estación de tren o desde un teléfono público me está volviendo loco. Y me encanta.

(Mira, a Lara le hablan los árboles, lo cual es hermoso pero no menos preocupante)

Me voy hasta el domingo allí donde internet es una utopía. A los madrugadores un beso.

(A los demás también)

Paralelo 49 dijo...

Yo observo a la gente que llama desde las estaciones. Les he oído contar los segundos atrás. Al final siempre olvidan palabras que sólo recordarán una vez encontrada la linea diagonal que los cruza.

Tienes razón Robel, hay cierta soledad que es hermosa, como ese haz de luz o de mieses y su perfecta geogmetría.

Pasálo genial, y difruta. Yo mientras me quedo haciendo una hoguera o dibujando las lineas del asfalto.



En todas partes una lengua emerge
que entre los árboles canta, canta.
Sube una voz. Ignoro cuántos pajaros...

nán dijo...

Yo había visto desaparecido al poeta, que no quería lo que fuera "artificio" y se saliera del impulso. Pero estaba dormido, soñando que el artificio es el aire del arte, y despertó.

¡¡Buenos días!!

O estaba oculto, no queriendo mostrar ni que le vieran, en un juego del escondite para adultos.

¡¡Te hemos pillado!!