lunes, 25 de febrero de 2008

OLORES

no deja de resultar increíble

juan marsé me habla de la barcelona de posguerra
y hacemos juntos la ronda del guinardó

cuando nos separamos y andamos solitarios
yo hago mi propia ronda
y agradezco

el libro que acaricio

el olor de sus páginas

estos quince años atrás

6 comentarios:

David J. Calzado dijo...

Siempre de ronda. Barcelona ja no és bona, o mi paseo solitario en primavera. ¿Quince años? Como nos pasa el tiempo, Robertito. Salud.

NáN dijo...

Como poema es de lo mejor que te he leído. Has ido recortando y recortando hasta que no sobra ni una coma (para no sobrar, ni la hay). La esencialidad de cada proposición, la manera en que se distribuyen espacialmente los versos, esos dos versos narrativos; como ajenos a los demás, pero que sin embargo lo anclan todo.

Te felicito.

Y quince años no son nada (hasta veinte, como dice la canción, no son nada). Pero a ti te han sentado estupendamente.

robel dijo...

Las vidas, depende desde qué lado las mires, tienen estas aparentes contradicciones.

Eres muy amable Nán. Desde luego que los años no son nada, quince o veinte; una semana, unos días. Gracias por tu mirada indulgente. Esto es como el vino, intentar adaptarse a la barrica y ser paciente dejando que pasen los años, que como íbamos diciendo, no son nada...

lo cual no quiere decir...

... amigo David, que la vida no fuera en serio y que uno eso lo empiece a comprender más tarde (y eso es ahora y aquí, quién nos lo iba a decir cuando hace algo más de quince años íbamos de ronda y me descubriste a Gil de Biedma)

Bienvenido al peso de las cosas.

(lugar en el que, en el fondo, habéis estado ambos siempre)

carmen moreno dijo...

Juan Marsé... Uno de mis novelistas fetiches. Qué grande es, cómo recrea esa Barcelona que, ahora, empiezo a conocer y me gusta tanto, tanto.

Miguel Marqués dijo...

Davilón el Asirio y Robert Terà, el amic Nanet y la Carme.

Haciendo ronda por el guinardó, pidiendo algún premio para Marsé e intercambiando cosas para oler y provocarse mutuamente exhilarantes déjà vus.

¡Un abrazo a los comensales!

Mega dijo...

Excelente novela.

Un abrazo.