martes, 24 de marzo de 2009

contra la ira, un bombardeo...

8 comentarios:

Lara dijo...

¿nos compramos un helicóptero?

en eBay?

David J. Calzado dijo...

Porque no todo es tristeza,
no todo es llanto,
no todo es muerte.

Qué hermoso, Rob. Sin palabras.

David J. Calzado dijo...

Vuelvo para dejar aquí unas emocionantes palabras de la poestisa polaca Wislawa Szymborska. No podría decirse mejor lo dicho:

" La realidad exige que también mencionemos esto: la vida sigue. Continúa en Cannae y en Borodino, en Kosovo Polie y en Guernica. Hay una estación de gasolina en una pequeña plaza de Jericó, pintura fresca en los bancos del parque de Bila Hora. Las cartas se cruzan entre Pearl Harbor y Hastings, una camioneta pasa debajo del ojo del león de Queronea, y los florecientes huertos cerca de Verdún no pueden escapar al atmosférico frente que se aproxima. Hay tanto Todo que la Nada se esconde casi gentilmente. La música brota de los yates anclados en Accio y las parejas bailan en las cubiertas bañadas por el sol. Hay tantas cosas sucediendo siempre que deben estar pasando en todas partes. Donde no hay ni una sola piedra en pie vemos al Hombre de los Helados rodeado de niños. Donde Hiroshima estuvo Hiroshima está de nuevo, produciendo cosas para el uso de cada dia. Este terrible mundo no está desprovisto de encantos, de las mañanas que hacen inestimables los despertares. La hierba es verde en los campos de Maciejowice, y salpicada de rocío, como es lo normal de la hierba. Quizás todos los campos son campos de batalla, todas las tierras lo son, las que recordamos y las que se han olvidado: los bosques de abedules, cedros, abetos, la blanca nieve, las amarillas arenas, la gris grava, los iridiscentes pantanos, los cañones de negra derrota, donde, en tiempos de crisis, puedes esconderte debajo de un arbusto. ¿Qué moral sacamos de esto? Probablemente ninguna. Sólo la sangre fluye, secándose rápidamente, y, como siempre, unos cuantos rios, unas cuantas nubes. Sobre trágicos pasos de montañas el viento vuela sombreros de cabezas inconscientes y no podemos evitar reír de eso. "

NáN dijo...

Me ha encantado lo de la Szymborska, David.

Siempre he pensado que a los dictadores totales les amenaza que no puedan prohibir la primavera.

(desgraciadamente, en esa propuesta andan ahora).

Lara dijo...

de pronto esto se ha vuelto tan cálido

qué bien

David J. Calzado dijo...

Todo sigue su curso. Es hermoso pero poco tranquilizador.

aroa dijo...

yo apoquino para el helicóptero
o para el litro de cerveza del próximo encuentro
que digo yo
que empieza a urgir, ¿no cree, robertoterán?

Rober dijo...

Al final uno siempre vuelve o nunca se va del todo de este camino al que tienes que ir
siguiéndole la huella. Y cuál mejor que la de Szymborska y el cálido interior de un post al que respondo con retraso.

Amigo David; Aunque todavía no me he muerto y a pesar de que tú hayas pregonado mi defunción en reiteradas ocasiones (esto va a ser el cuento del lobo)te agradezco la ausencia de plañideras y tus serenas palabras. Las sin y luego las con. Es cierto. Todo está pasando en este momento y nosotros nos reímos del sombrero que vuela. Pero es que es tan gracioso...

Amigo Nán, Amiga Aroa;ya sabeis que lo nuestro es el ruso blanco en un bar que yo me sé malasañero (una de las contadas ocasiones en las que engaño al gintónico)y esta semana puede ser perfecta ¿qué decís?

Y por supuesto Lara, larín. ¿Os ha llegado ya el helicóptero que os mandé a Miguel y a ti?
Esperando espero respuesta catalana. Un beso.

Y otro más en general.