lunes, 23 de julio de 2007

COMO UN PEZ EN UNA COPA DE VINO

COUNTRY FOLK SONG

También me pregunto dónde estaba yo
cuando has venido a buscarme
y mirabas con apuro
y a nadie veías porque no había nadie.

Ha quedado claro el reproche
reventando en tus palabras.
No importa.
Lo único que te pido
es que no me hagas sentir
como un pez en una copa de vino.

Habrá que descansar primero
antes de tomar esas decisiones importantes;
Hay que saber cómo están los amigos
que quieran saber de ti;
recrearse en el slow down.

Qué más da todo siempre que tenga tiempo
para acariciar a mi gata,
mirar sus juegos con cualquier tontería.
Dicen que dice que no soy poeta.
Nada pesa menos que eso.
No me hagas sentir como un pez
en una copa de vino.

Todo lo demás me da igual
si no es algo que venga de frente,
me mire a los ojos
y diga las cosas bien claras.

Dice que dicen que ya no soy el que era.
Afortunadamente.

De momento habrá que ir
apurando las copas,
vaciando los ceniceros,
recordando los tiempos
anteriores al éxodo brutal al campo.

Hoy estoy demasiado plúmbeo
como para tomarme en serio.
Te pido que me observes
reclamar mi alfombra
y mientras lo hago
no permitas que me sienta
como un pez en una copa de vino.



6 comentarios:

Paralelo 49 dijo...

Las flores y los peces sólo que sólo de tu boca.

Paralelo 49 dijo...

Y a los reproches espacios en blanco

Reb dijo...

El alma plúmbea se evapora con el gin, roza la copa, con los hielos fermenta y estalla todo en un beso de poeta con nariz de payaso. Es un proceso muy interesante

NáN dijo...

Uno se pregunta muchas cosas con este poema, que sí es una canción porque tiene ritmo por todas partes, y lucidez y nostalgia.

Que son buenas cosas para que las tenga un buen poema. Y luego lo cantaremos o lo recordaremos, junto a una copa de vino sin pez. Y si quieres, respondes entonces a esas preguntas, o si lo prefieres bailamos un sirtaki y la volvemos a cantar, la canción, o a recitar, el poema. Cuando quieras.

Y que digan lo que digan.

robel dijo...

Gracias por venir

(bajo riesgo de parecer Lina Morgan)

Hacía tiempo que no me ponía mi nariz de payaso para reir conmigo de mí mismo.
¿Cuántas veces, Rebequita, habrás presenciado la fermentación del hielo en mis ginebras? ¿Cuánto hace que no nos pegamos una fiesta, de esas de las que salen las grandes ideas (en sobrio, a lo mejor no llegan a tanto, pero esa es otra historia...)Deberíamos secuestrar a Nán una noche y hacer una salida Malasañera ¿No crees? Cantaremos y recitaremos, profesor Lassaletta, lo que le venga en gana.

Así es Par: Yo también me apunto al sólo que sólo de tu boca.

Besos para todos.

nán dijo...

Deberíais secuestrarme, sí, una noche sin luna.