miércoles, 26 de diciembre de 2007

Variante II

esta fotografía sale de esta página www.juliangallo.com.ar



emociones aceptadas y sus variantes

sentimientos abstractos

reacciones


¿Desde qué altura puede disponerse un salto inverso (sin las alas homologadas para el caso)? ¿Cuánta luz podré encerrar en una partícula y qué efectos pueden ser creados al disolverla en oscuridad absoluta poco a poco, midiendo el cauce, haciéndola fluir mansamente? ¿Cuántas señales se pueden lanzar al asfalto sin romper (ni siquiera agrietar) el cristal de una ventana?


justificación del tiempo

en el sistema nervioso

las paredes del campo

en los cerebros


el beso en blanco y negro

del sexo por el sexo

autopsia de género y número

en plena acera

nuestros órganos a descubierto


de momento no sufro de arrebatos

lo cambié por un cansancio continuo

11 comentarios:

Lara dijo...

El beso sin amor
el sexo enamorado
cambie usted el cansancio infinito
por un arrebato de cansarse
a intervalos inexactos
(salte usted encima de la cama
una
dos veces
si saltan chispas
es que todo va bien)

mariona dijo...

no, no, no... lo de los arrebatos no me gusta...
(cambia la sexta por la séptima, esa será la clave de todo)

robel dijo...

Querida Mariona;
Así es la vida. Con la de veces que te he dado la tabarra al respecto... creo que cabe hacer una reflexión profunda: más que de la sexta a la séptima, tal vez deba cambiar los números ordinales por los puntos cardinales y sufrir algún que otro arrebato más frecuentemente. Alivia pensar que la cabra siempre termina tirando para el monte, como la "querencia" en los caballos. No todo es malo. De los nuestros hay por todas partes, hasta en los lugares feos.
Un petó. L'un i l'altre més.

Larín. Sé que me vuelvo un pesado con estos refritos. En cambio, tú escribes con la habilidad de la ingravidez. Gracias por la amistad.
Y la paciencia.
(ya va quedando menos...)
(por cierto, deja de ver a D.J. no vaya a ser que se convierta en irreversible)

NáN dijo...

Pues yo esta vez no cambio nada.

Aplaudo con ganas. No sé qué decir. Y me voy (pero me quedo).

robel dijo...

Así se queda el texto definitivamente. Yo tampoco le voy a dar más vueltas al asunto. gracias por quedarte (aunque te vayas)

AROA dijo...

y yo, como nán,
también aplaudo

que en silencio
y desde antes
suelo hacerlo
cuando te leo

un saludo Roberto

vega dijo...

la foto y un trozo de tu texto me han hecho pensar en una viñeta de hace años de "El roto" que recorté y aun conservo: "lo que parecía la luz al final del tunel resultó ser un incendio en su interior". Eso decía.

Una partícula preñada de luz, como un fuego de artificio iluminando la oscuridad de un tunel que a lo mejor no es exactamente un tunel.

Las cosas que escribes pesan mucho.. ásí que he leído, me he levantado, me he asomado a la ventana de un Madrid lluvioso y gris, pero gris-Velázquez (gris bonito, en la calle una chica con pantalones rosas esperaba desganada en un portal. Como un símbolo del cansancio infinito: ella y sus pantalones rosas y sus dedos toqueteando las teclas de un teléfono.
Me he fumado un cigarro pensando en código morse, juegos de espejos que mandan señales en clave.
Y me pasa como a Nán, que no sé muy bien qué decir, pero algo presiona aquí dentro...

Feliz 2008

P49 dijo...

No hace falta no, decir nada...

Sabernos, es lo imprescindible. Un beso a través del tunel.

Gracias por acercarte allí.

robel dijo...

Estos últimos días he cambiado el parche en el ojo y la pata de palo por una bombona de oxígeno y unos pies de pato.

Que esto me ocurra después de tantos años.

Pero nunca pasa nada. Al final nadie se come a nadie y todo ha pasado ya antes. La cuestión es no preguntar cuántas vidas hacen falta, evitar que vayan pasando de una en una, mejor todas a la vez.

Nada más un segundo que me subo las mangas de la camisa, dejo a un lado mis gafas y me coloco la escafandra. Estoy preparado.

noventaynueve dijo...

hola rober, te he hecho caso y me he dado una vuelta por tu rincón. felicidades por tu trabajo, lo iré rastreando poco a poco. sólo quería que supieses. que he estado. aquí.
luis.
pásate por mi vertedero cuando quieras:
elvertederodesaopaulo.blogspot.com

robel dijo...

Bienvenido a este rincón de la calle que ahora hace esquina entre dos mundos. He visitado muchos vertederos, pero ninguno tan aséptico e interesante como tu blog.

Ya hay ganas de ver terminado vuestro personal Togo. Un abrazo.