martes, 13 de febrero de 2007





canción del ego


haber descansado de mí unos días

dejarme en paz a mí mismo

desbloquear los centros de pensamiento

y estar tranquilo


aprovechar las fuerzas

centrífugas o centrípetas


abrir o cerrar

el grifo de impulsos


leer a los demás

sin buscarme en las letras

(solamente en las mías)


comprender los trabajos y los días

adaptarlos a mi arrítmico hacer


disfrutar


ir armando las estructuras

de las que deben ir colgados

los decorados de este nuevo día

de febrero


cerrar los ojos


mirar hacia dentro

y hundir mi brazo hasta el codo

en las aguas hoy mansas

de mi conciencia


a pesar de mí mismo

soy mi mejor enemigo

9 comentarios:

nán dijo...

Antes de seguir con tu poema: ¿Quién me robó a Brines en las playas?

robel dijo...

Consideré que estaba ocasionando un cierre en falso (qué injusticia para Valente) que me había precipitado por las lomas de estos acantilados siberianos con demasiada premura, que no era tiempo de poesía, que los pingüinos, lobos marinos y cormoranes que habitan tales latitudes desesperaban buscando una prosa fluida que no hubiera que desentrañar; que Paco B. necesitaba otro tempo en otro momento (otras circunstancias) y que no era hora de acertijos convexos o cóncavos. En ocasiones hay que tomar decisiones y enmendar los deslices. He robado a Brines,
(confieso) pero prometo devolverlo sano y salvo a las páginas (para algunos) tristes y vacías (siglo XXI, horror vacui de la escritura) de un libro perdido en la marabunta de mi biblioteca.


Cuando ya no hay nada que decir, ahí está la poesía.

Brindo por ella.

robel dijo...

Por cierto, amigo Nán: con respecto a lo del mundo, concedido. Un abrazo.

nán dijo...

me tranquiliza la temporalidad de la desaparición (¡casi un secuestro express).

A mí es que me gustaba tanto que estuviera: primero Casar, luego Valente, después Brines, como esperando a que empezáramos a meterle el diente... Hasta acaricié la idea de pedirle a Igor que me hiciera el favor, que lo hiciera por mí, de pedir alta en las playas, para poner a Gil de Biedma, para que hubiera la simutaneidad de cuatro poetas vivos y coleando, atrayendo y cruzando comentarios.

Respeto, sin embargo, y no es retórica porque suelo ser bastante poco respetuoso, tu perspectiva.

¡Vivan los poetas!

Lara dijo...

Igor no puede pedir el alta en las playas porque no.

En todo caso tú. Porque lo cierto es que para que estés, al menos que lleves.

Robertoterán. Tus poemas sobre ti mismo son la perdición de mí misma. Tu modusoperandi de cada día concreto, amanecer y taza caliente por poco tiempo (la leche directamente del frigorífico hace que el café nunca esté caliente en invierno), liar papel. Roberto, por las mañanas, construye una filosofía que irá olvidando a lo largo de las horas, cuando las horas pasen, porque si no: ¿qué haría con la mañana del día siguiente, sin nada que construir?

Lara dijo...

Leyendo de rebote el comentario que acabo de escribir, veo que la frase segunda parece un poco tosca, y no. Quiero decir que porque estás, al menos deberías llevar.

Holiveira dijo...

Igor, ¿te acuerdas que te lo dije?

¡¡¡Que no!!!

robel dijo...

Laritamoreno mi amorcito:
Gracias por pasar y quedarte siempre (o por no haberte ido nunca) de mi vida como un bar de copas o un mercado de abastos.

(He escrito todo un párrafo que luego he borrado porque recordaba algunas cosillas nuestras, se me caían las lágrimas y esto no es el cuéntame para ponernos aquí a recordar aventuras con leche fría recién sacada del frigo a pesar de que nunca bien a primera hora de la mañana.)

amigo Igor,estoy de acuerdo con Lara. Nán a Siberia ¡Ya!

Besos para los dos.

NáN dijo...

allí estamos, esperando a Brines para que luego venga Biedma y dejemos en medio al señor prosista de México y más abajo Valente y más abajo todavía Casar, y...

(puisque la terre est ronde, mon amour, t'en fais pas, t'en fais pas)

Si consigues leer a los demás en los demás, me lo vas contando para cuando ponga en marcha la operación Gran Centrifugado.

Abrazos a los dos, pero también a los que seguro leen y no dicen nada.